Uno de los mayores retos de las pequeñas empresas hoy en día, es poder hacer frente, no solo a su competencia habitual (otras pequeñas empresas) sino a las siempre agresivas grandes empresas. Las pequeñas empresas deben luchar entonces por su posicionamiento en el mercado, una competencia ardua que solo pueden ganar actualmente con una adecuada y poderosa estrategia de marketing.