Enfócate en tus clientes

Si eres dueño de una empresa, seguramente te habrás preguntado: “¿Qué puedo hacer para que más clientes me elijan a mí? o ¿Qué puedo hacer para que regresen?”

Mientras que los clientes son bombardeados de ofertas y anuncios publicitarios, a ellos solo les importa una cosa: quién los atendió mejor.

La atención que le damos al cliente es lo único que logrará su fidelidad hacia nosotros. Un cliente satisfecho, contento con el trato recibido, es un cliente que no solo volverá a comprar o a contratar tus servicios, sino que te recomendará una y otra vez. Cada vez que le pregunten a ese cliente “¿Dónde conseguiste eso?”, tu cliente dirá tu nombre y te calificará con las 5 estrellas tan añoradas.

¿Y qué pasa con el cliente insatisfecho? Bueno, él no regresará a comprarte, y, de paso, les dirá a cuantos pueda que tienes un mal servicio (y ojo que estamos en la era de las redes sociales).

Entonces, ¿qué hago para darle el mejor servicio a mi cliente?

Cada vez que tienes contacto con el cliente, es una oportunidad para mostrarle lo mucho que lo valoras. No importa si es por teléfono, por escrito o personalmente: cada interacción con el cliente es una posibilidad para enamorarlo.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que “demasiado amor es acoso”. Nunca se debe perder el objetivo principal: la satisfacción del cliente. Éste debe sentir placer en la experiencia de compra, de modo que, si bien queremos sorprender al cliente ofreciéndole más de lo que espera, debemos enfocarnos en no sofocarlos con publicidad y ofertas.

Cada momento es una oportunidad para mejorar tu atención al cliente, pero para aprovechar la oportunidad, debes planificar: ¿qué ofrecerás a tus clientes? ¿cómo? ¿cuándo? ¿por qué medio? ¿quiénes? ¿cómo evaluarás los resultados?

Las expectativas y exigencias de los clientes varían con el tiempo, lo que se espera de nosotros hoy no es lo mismo que se esperará mañana. Es importante que cada nueva estrategia que implementes en tu empresa sea revisada y medida cada cierto tiempo, de modo que se puedan realizar correcciones, modificaciones y ajustes. Una forma fácil y rápida de evaluar el nivel de satisfacción del cliente es enviar una encuesta sencilla donde opinen sobre la calidad del servicio recibido y qué podría mejorarse.

Siguiendo estas pautas podrás brindar la mejor atención posible a tu cliente y hacerlo tu socio publicitario más querido.