Es cierto que las PYMES tenemos menos capacidad de negociación con los proveedores y distribuidores, más problemas para conseguir financiamiento y que no siempre podemos contar con tecnología de punta, pero también tenemos ventajas frente a las empresas grandes.

Prestemos atención y saquemos provecho de ellas: